Uno de tres pacientes que tuvo COVID-19 sufre secuelas neurológicas, aún medio año después de la infección con coronavirus

Una de cada tres personas que tuvieron COVID-19 presentan problemas neurológicos o psiquiátricos en los seis meses siguientes a infección con coronavirus, según el mayor estudio sobre secuelas cerebrales a largo plazo.

 

La ansiedad (17%) y alteraciones del humor (14%) son los diagnósticos más frecuentes, según el estudio, publicado el miércoles en la revista especializada The Lancet Psychiatry. La incidencia de problemas neurológicos como las hemorragias cerebrales (0,6%), accidentes o derrames vasculares cerebrales (2,1%) y demencia (0,7%) es globalmente inferior, pero el riesgo es en general más alto entre pacientes que estuvieron gravemente enfermos de COVID.

Aunque el riesgo a nivel individual de la mayoría de estos problemas neurológicos y psiquiátricos es bajo, el efecto puede ser "considerable" para los sistemas de salud debido a la amplitud de la pandemia, dice el profesor Paul Harrison de la británica Universidad de Oxford, autor principal del estudio. Muchos de estos problemas son "crónicos", sostiene, y aboga por dotar a los sistemas sanitarios con recursos para "hacer frente a las necesidades".

Urge dotar sistemas de salud con recursos para tratamiento de secuelas

Al analizar los expedientes de salud electrónicos de 236.379 pacientes afectados por COVID, los autores concluyen que el 34% tuvo un diagnóstico de enfermedad neurológica o psiquiátrica en los seis meses siguientes a la infección. Para el 13% de las personas, se trataba del primer diagnóstico neurológico o psiquiátrico.

 
 

Alemania: Los efectos a largo plazo de la Covid- 19

El riesgo de desarrollar problemas a largo plazo, secuelas conocidas como "long COVID”, ha crecido en los pacientes hospitalizados por COVID severo. Así, al 46% de los pacientes que estuvieron en reanimación registraron problemas neurológicos o psiquiátricos seis meses después de estar infectados. Cerca del 7% de los pacientes que estuvieron en reanimación tuvieron un accidente cardiovascular posterior, 2,7% una hemorragia cerebral, y cerca de 2% desarrollaron demencia, contra respectivamente, 1,3%, 0,3% et 0,4% de los no hospitalizados.

Los investigadores también cruzaron datos de más de 100.000 pacientes que tuvieron un diagnóstico de gripe y los más de 236.000 pacientes con un diagnóstico de infecciones respiratorias. El riesgo de diagnóstico neurológico o psiquiátrico es en general, un 44% más alto tras COVID que después de una gripe, y un 16% más alto que después de una infección de las vías respiratorias.

Males pueden volverse crónicos o recurrentes

"Desgraciadamente, muchos problemas identificados en este estudio tienen tendencia a hacerse crónicos o recurrentes, por lo que podemos anticipar que el impacto de COVID-19 podría perdurar durante muchos años", escribe el doctor Jonathan Rogers de la Universidad de Londres (UCL) en un comentario publicado en la revista.

Probablemente, las personas estudiadas fueron más gravemente afectadas que la población en general, dice los autores que hablan, de aquellas personas, numerosas, que no van a consultar por síntomas ligeros o inexistentes.

jov (afp, thelancet)

Copyright© 2019 Sizart Todos los derechos reservados.