La mascarilla se vuelve obligatoria en todo París, salvo para los deportistas

A partir de este viernes, el uso de la mascarilla se vuelve obligatorio en todas las calles de París y en los suburbios, anunciaron las autoridades francesas. Los ciclistas y los que hacen footing son una excepción a la regla.

Desde este 28 de agosto, los peatones parisinos tienen que llevar una mascarilla en las calles y los parques de la capital francesa. Los que no cumplan están sujetos a una multa de 135 euros.

Ante el fuerte aumento de los contagios en la ciudad, el prefecto de París, Didier Lallement, ya había promulgado un decreto que imponía su uso al aire libre desde el 8 de agosto en zonas donde es difícil mantener una distancia física debido al intenso tráfico, como ciertas calles, orillas de ríos o mercados y mercadillos. Un segundo decreto había ampliado esta obligación el 15 de agosto a barrios enteros de la capital.

Excepciones a la regla

En un principio, los ciclistas y los que hacen footing tenían que seguir la misma regla, y sólo "los usuarios que circulen en vehículos de motor (coches privados, furgonetas o camiones profesionales)" estaban exentos de esta obligación.Pero esta medida no convencía a todos. Desde el jueves por la noche, adjuntos de la alcaldesa Anne Hidalgo habían indicado su deseo de renegociar con la Prefectura de Policía las exenciones para ciclistas y runners. Finalmente, la Prefectura de Policía anunció esta mañana que el uso de la mascarilla no sería obligatorio para ellos.

Mientras tanto, en Toulouse, Niza o Lille por ejemplo, el uso de mascarilla al aire libre (en toda la ciudad o en parte de ella) sigue siendo obligatorio para los ciclistas.

Copyright© 2019 Sizart Todos los derechos reservados.